Análisis de Bioshock Infinite

-

Análisis de Bioshock Infinite

La última entrega de Bioshock ha estado a la altura de la inconmensurable primera entrega. Con Infinite olvidamos todo la siniestra y lúgubre ambientación ubicada en el fondo del océano para volver a ofrecer un entorno que tocará el cielo debido a un diseño artístico de epopeya y un derroche de imaginación que fácilmente podremos asociar a la maestría de Irrational Games. La reinvención que Ken Levine quería lograr ha sido plasmada de forma gloriosa. 

La tarea era muy difícil para Irrational Games y Ken Levine, pues la decisión de desprenderse de Rapture luego de solo desarrollar una entrega para el año 2007 la cual terminaría siendo el GOTY no es algo muy común dentro de una industria que posee la mentalidad de explotar una buena idea hasta al cansancio. Pero a pesar de ello pudieron elaborar un titánico juego que muy poco tiene que envidiar al primer Bioshock y el cual cuenta con unas cotas de calidad que muchos shooters apenas pueden aspirar a llegar. 

Bioshock Infinite logra presentar un juego fresco, innovador, impactante y divertido. Ahora el peso del videojuego recae en gran medida sobre la historia que Ken Levine quiere contar, y esto no quiere decir que lo narrado en Rapture no fuera impresionante, solo que para la presente entrega la historia tiene una presencia realmente descomunal a lo largo de las 15 horas que nos puede llevar superar la campaña. Como todos los análisis, la siguiente Review está libre de Spoilers, pero lo que puedo expresar es que invito a que el jugador esté al tanto de todos los detalles que se van presentando alrededor de la maravillosa Columbia, de los excelentes diálogos que presenciaremos y que de a primeras no podrían tener sentido, de las grabaciones esparcidas por el entorno y de todo lo que puede conformar una ambientación de lo más intrigante, pues por el hecho de ambientarse en el cielo no quiere decir para nada que nos encontremos en el paraíso… 

¿Cuál ha sido el precio de ofrecer una historia con un acabado tan impresionante? Pues varios aspectos de la jugabilidad, que se han visto ligeramente simplificados. En pro de la acción directa se ha visto racionada la cantidad de armas que podremos llevar ahora sin tipos de municiones, los vigorizantes (plásmidos) que podremos emplear durante el combate, el Hackeo de máquinas y la exploración debido a un entorno más lineal que beneficia a la narrativa del juego. Por una parte, podemos entender que diversas decisiones son realizadas para lograr un equilibrio en lo que respecta a su Gunplay, pero por otro lado existirá la ligera sensación de que varias mecánicas fueron capadas para ofrecer una experiencia apta para la mayor cantidad de usuarios posibles, situación en la que el jugador más veterano no verá con muy buenos ojos. 

¿Esto quiere decir que la jugabilidad de Bioshock no cumple? En absoluto. El videojuego ahora opta por una gran contundencia en su faceta shooter, con muchas armas de lo más útiles y con una variedad de vigorizantes las cuales debido a su utilidad no quedaran en el olvido. Existirán muchas combinaciones que podremos emplear para sacar adelante los tiroteos y esto se ve explotado debido a la gratificante variedad de enemigos que se encuentran muy bien diferenciados a lo largo del juego, además los raíles que se encuentran en muchos segmentos del entorno y a los cuales podremos adherirnos, nos otorgará un desplazamiento y un frenetismo a la acción muy bien logrado. También deberemos destacar a Elizabeth, quien podrá otorgarnos municiones, cobertura o la creación de un determinado objeto gracias a las particularidades que posee, sin que la IA de dicho personaje entorpezca de ninguna manera nuestra jugabilidad. 

También es genial conocer las motivaciones de los personajes, la evolución y sobretodo la complementación de un Booker y Elizabeth que han tenido que enlazar sus vidas para el escape de la resplandeciente Columbia. Por supuesto, el juego también cuenta con un antagonista quien maneja los hilos de la ciudad, así como sucedía con Andrew Ryan en su obsesión por ofrecer un Rapture lleno de oportunidades, y en este sentido también podemos comentar que el profeta Comstock es una de las piezas claves sobre las que se sustenta el videojuego, así como lo fue el increíble Ryan en su momento. Además, así como sucedía con los icónicos Big Daddys, en Columbia encontraremos sus contrapartes quienes serán Songbird y los Handyman, que dejarán secciones de lo más espectaculares y desafiantes, respectivamente. Por lo que está demás decir que Bioshock Infinite se vuelca de forma importante en la acción y se desprende ligeramente de aquellos toques de rol que poseía antaño en su fórmula. 

Es importante destacar el papel de Columbia y su significado dentro de Infinite. Realmente estamos ante una de las mejores ambientaciones que podemos presenciar dentro de un Shooter e incluso de los videojuegos en general. La ambientación se adapta de forma perfecta a todo lo que está siendo narrado sin mencionar que se acopla perfectamente a la jugabilidad del videojuego. Tendremos estampas de lo más espectaculares que no solo se quedaran en un bonito recuadro ya que con el diseño artístico del videojuego sentiremos que cada mapeado tiene algo que contar, causándonos interés en recorrer hasta el más mínimo rincón para entrar de lleno en el contexto de Infinite. Por lo que sí, la ambientación vuelve a conectar de forma increíble con los apartados que se exponen siendo uno de los aspectos más imprescindibles del título y en donde notaremos un gran esmero en ofrecer una experiencia diferente en los videojuegos Triple A. 

Y a pesar de concentrar un gran esfuerzo en lo que se refiere al diseño, el videojuego cuenta con un apartado grafico que presenta unos excelentes resultados. Tanto Elizabeth y Songbird, como las estructuras de la ciudad y nuestros vigorizadores tienen un acabado visualmente llamativo y logrado. Podremos notar el impacto de nuestros vigorizadores hacia nuestros oponentes en los que se desprenden efectos junto con partículas de lo más espectaculares que mantiene el tipo a estas alturas a pesar de haber sido lanzado hace 6 años. En tema de animaciones se desenvuelve de forma correcta por lo que no presenciaremos ningún tipo de inconvenientes a la hora de presenciarlos. 

Por si fuera poco, la banda sonora del título logra conectar muy bien con la ambientación presentada siendo un apartado realizado con dedicación, aunado a que se encontrara completamente doblado a nuestro idioma, cuyas voces no desentonaran en ninguno de los excelentes personajes que nos iremos encontrando y en la intensidad de aquellas escenas con una alta carga narrativa. 

Bioshock ha volcado su fórmula jugable de forma casi entera a la acción, dejándonos situaciones de los más espectaculares sobre el resplandeciente cielo del que yace Columbia. Si bien los jugadores más veteranos no encontraran como un buen incentivo la simplificación jugable en diversos aspectos de Infinite, la historia servirá como la pieza clave que disimulara sus falencias, conformando una campaña realmente magnifica e inteligente. Claro está, el videojuego es recomendable para aquellos fanáticos de los videojuegos de disparo y es imprescindible para quienes buscan una experiencia totalmente distinta entre tantos shooters clónicos. 

Debes leer

El tiempo de desarrollo para cada Uncharted

Conoce el tiempo de desarrollo de las entregas numéricas de Uncharted desarrollada por Naughty Dog.