Dishonored 1

-

Analisis de Dishonored 1

Dishonored 1 es una de las obras maestras de Arkane Studios. Su propuesta se basa en un derroche de innovación dentro de un mundo SteamPunk realmente cautivador, en el que la trama gira en torno a una historia de venganza qué, si bien no está mal llevada, en donde el videojuego realmente demuestra su potencia es en la intachable jugabilidad, el cual te describiremos con énfasis a continuación:

El presente título cuenta con demasiadas carácterisicas muy favorables, ya que pese a aparentar ser un videojuego en primera persona de género Shooter de los que abundan en el mercado más de lo que quisiéramos, solo comparte el nombre del género con dichos títulos. Dishonored mezcla en su propuesta, un protagonista con poderes sobrenaturales que pueden ser aprovechados para el sigilo o incluso la acción, dependiendo de nuestro estilo de juego. Existen mecánicas de combate con espadas, ligeros usos de armas a distancias y por supuesto mecanicas para pasar desapercibido literalmente durante toda el modo historia gracias a las habilidades de Corvo y de las que iremos adquiriendo y mejorando a lo largo de la campaña, ademas nuestro equipo como una lentilla para hacer zoom o para correr más rápido.

La cantidad de posibilidades que tenemos en el título son tan abrumadoras que quizas nos da la sensacion de que tenemos que completar su campaña más de 2 veces para así exprimir todo su potencial. Los poderes y habilidades de nuestro protagonista son abrumadores y letales y se complementan perfectamente con el género del juego, pero también en el ingenioso diseño de niveles y entorno con el que cuenta la implacable ciudad de Dunwall. Se puede notar rápidamente la gran labor de Arkane para que todo esto encaje de forma tan natural y satisfactoria.

Gracias a lo anterior mencionado es posible acabar una determinada misión de muchísimas maneras posibles, y casi todas ellas por no mencionar todas son excelentes. Nuestra manera de encarar la misión solo está limitado por la capacidad de nuestra imaginación. Y eso es algo que pocos títulos pueden presumir. Se puede pensar que el título no posee algún tipo de dificultad, pero para los usuarios quienes buscan un reto y para los más veteranos por suerte no es así, ya que Dishonored es un gran desafío por la variedad de enemigos y por la manera en la que están conformados mediante el escenario. El título también cuenta con misiones secundarias que se harán realmente interesantes y que nos incitan a realizar debido a que muchas veces tienen un impacto a la hora de desarrollar nuestra misión principal. Sin duda todo un acierto en el que se demuestra lo bien interconectado que está el título, además de poder sacar provecho a todas las decisiones que tendremos durante la aventura, decisiones que contiubuiran a finiquitar nuestro objetivo de una u otra forma, pero en la que siempre se siente realmente satisfactorio independientemente de lo que vayamos a realizar.

En el aspecto gráfico, se podría considerar que es donde el juego más desentona pero lo respalda gracias a un diseño artístico sobresaliente que nos recuerda lugares tan emblemáticos como Ciudad 17 o Rapture. El videojuego ha decidido prevalecer en cuanto a personalidad que en músculo gráfico y debido a las propias características de la jugabilidad, fue la mejor decision posible, porque cada uno de los escenarios son de aquellos que indudablemente quieres quieres usar a tu favor en pro de superar los obstáculos, pero también para recorrer hasta el más mínimo rincón y desentrañar todos sus secretos, los cuales no son pocos para jugadores quienes se deleitan con la exploración.

Técnicamente, sucede algo similar que en el anterior apartado. Se desenvuelve de manera correcta con 30fps en Xbox 360 y PS3, el cual era el estándar en dicha generación, mientras que se desempeña a 60fps para la generación actual. A pesar de ser un vídeojuego distribuido por Bethesda no cuenta con Bugs que podrían entorpecer nuestra partida, pero si diversas inconsistencias en lo que se refiere a las animaciones y movimientos de los seres vivos del juego, junto con diversos diálogos que pueden caer en la reiteración.

Las bondades de Dishonored eclipsan totalmente cualquier deficiencia que puede poseer, gracias a una magnífica campaña en el que la innovación desprende por todos lados, con una duración algo justa pero con una increíble jugabilidad, mediante una historia que cumple pero que no estará sobre las posibilidades jugables que actuará como el principal motor para querer avanzar en un mundo realmente peligroso y cautivador a la vez.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Debes leer