El Jugador Superior. Desmintiendo el mito

-

El Jugador Superior. Desmintiendo el mito

Vamos a ver. Desde hace muchos años, entre los jugadores ha existido lo que denominare como “Etiquetas”. Entre esas etiquetas encontramos a los jugadores “Hardcore” y a los “Casuales”, y quien sabe cuántos más. Yo realmente no tengo problemas con tales denominaciones. El problema es cuando se usa dichas etiquetas de forma despectiva por parte de un jugador “Hardcore” hacia un jugador “Casual”, por mencionar un ejemplo. Y evidentemente, esto es un sinsentido porque se menosprecia a una persona que está disfrutando nada más y nada menos que su mismo Hobby. Es como si un fanático de las series desprecia a otro por ver 2 capítulos en un día en vez de ver la serie completa en un mismo día 
 
Pero es aún más absurdo pensar que por jugar videojuegos más complicados de lo normal nos volveremos en un ser omnipresente, y tranquilos que quienes les comenta esto casi posee un 70% de las medallas de oro dentro de las misiones principales de RDR 2, puestos a ‘sacarnos’ la polla. 

Jugar a un videojuego complicado NO te hará más jugador que otro. Las etiquetas deben servir como una forma de señalar el grado en el que la persona está involucrada con los videojuegos, por lo que si yo denominó a alguien como un jugador “Casual” pues solo significa que es la clase de jugador que disfruta de los videojuegos de manera puntual en una que otras ocasiones, por lo que no existe una necesidad de mirarlo por encima del hombro. 

Y por supuesto, si denominamos a alguien como un jugador “Hardcore” tampoco es que estemos hablando de la persona que curará el cáncer jugando a videojuegos, pues en palabras más simples, nos estamos refiriendo al tipo de personas que disfrutan de los videojuegos con más intensidad.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Debes leer

Los movimientos más importantes de Microsoft y Sony en el camino...

Conoce como se ha ido moldeando el camino hacia la Next-Gen tanto para Microsoft como para Sony, junto con sus grandes aciertos y sus sonoros fallos.