Guía para construir tu PC Gamer

-

Guía Triple-B (Buena, Bonita y Barata) para construir y ENTENDER tu propia PC Master Race, Early 2021.  

¿Cansado de la limitación de framerate y de pocas kills en juegos multijugador? Si la respuesta fue sí, presta atención porque hoy te enseñaremos todo lo que necesitas saber para entrar a la nueva generación de tecnología gaming en computadoras (y no fallar o dejar riñones en el intento).

Disclaimer: La tecnología evoluciona constantemente, esto no es ningún escrito sagrado que tengan que respetar, ésta guía se maneja en aproximados tratando de hilar un sistema de calidad-precio. Se puede prestar a modificaciones según fecha. 

Parte 1: Motherboard, ¿qué es y por qué es tan importante? 

Principalmente, cuando nos emprendemos en el hermoso viaje de adquirir una PC gamer sin construir y elegir los componentes por nuestra propia mano, aparte de ensamblarla en casa, es muy necesario saber qué es lo que estamos haciendo y elegir los productos que mejor se adapten al uso que le vamos a dar; así no gastamos más de lo que requerimos y podemos darnos el gusto de tener algo de buena calidad y rendimiento. Barato no es sinónimo de malo (al menos no en cuando a informática se refiere); no por comprar lo mejor nuestro pc va a ser infalible y no por ahorrar será algo de gama baja. Por tanto, de buenas a primeras debemos de entender el funcionamiento básico de cualquier PC, los elementos que la componen y el objetivo de cada uno.

Así que, a saber: cuando hablamos de la placa madre, nos referimos a la pista de carreras principal de cualquier pc, la verdadera base, que relaciona y conecta todas piezas de una computadora. Hablamos de slots disponibles para colocar lo necesario para su booteo total: Discos duros, memorias RAM, procesadores (CPU), tarjetas gráficas (GPU) y otros componentes que pueden agregarse a priori. Dentro, se encuentra un chipset que sirve como central de toda la información, funcionando como red de comunicación entre todo el ecosistema (o tecno sistema) de una computadora y dependiendo su tipo, podremos agregarle tanto microprocesadores AMD como Intel, ya que, debido a su construcción, no es posible utilizar las dos marcas en una misma placa base.  

Hay muchos tamaños de motherboards, pero las más modernas, más usadas y de última generación; es decir, que soporten memorias RAM con tecnología DDR4 y discos de estado sólidos M.2 NVME, se dividen en tres tipos diferentes enumerados por siglas, obviamente nos referimos a los ATX, MICRO ATX y MINI ITX (hay muchos más obsoletos y también en desuso, así que solo vamos a tratar con los susodichos).  

ATX:  Es el modelo estándar en tanto a cantidad de producción se refiere, el que más se utiliza y el de panorama más amplio, este formato tiene unas dimensiones de 305 x 244 mm. Es una evolución de un modelo antiguo que nació a finales del siglo XX. Es el más grande de los tres, de manera que es el que más conectores ofrece. Se utiliza tanto para computadoras de trabajo como para equipamiento gaming. Comúnmente, se considera en una gama media y es el más sencillo de encontrar.  

MICRO ATX:  Es la “evolución” del anterior modelo, un 25% más pequeño, sus dimensiones son de 244 x 244 mm. Con menos puertos de expansión y un tamaño evidentemente portable, son muy usados para cajas o gabinetes pequeños, más baratas, pero con menos prestaciones. Fáciles de encontrar en oficinas diminutas y gaming low-cost.  

Mini ITX: Son mucho más pequeñas que las Micro ATX, pero con más puertos de expansión, Sus dimensiones habituales son de 170 x 170 mm. Portan un problema, todo está muy junto debido a su gran densidad de componentes y en efecto del poco espacio, se suele crear un desbalance térmico. Hubo reportes de instalaciones fallidas de disipadores de calor grandes, éstos creaban incompatibilidad con tarjetas gráficas y memorias RAM. Son más caras que las micro ATX y muy útiles en sistemas HTPC o SOHO. Pero en lo que PC respecta, no suelen ser muy buena opción.  

Por tanto, desde Inside Gamers recomendamos la utilización de un motherboard ATX con un chipset de compatibilidad AMD o Intel según la preferencia del usuario, cuatro slots de memoria y muchos puertos de expansión. De buen tamaño y flexible para todo tipo de uso.  

Parte II: Microprocesadores (CPU) 

Los microprocesadores o el Central Proccesing Unit, son el cerebro de una computadora. Se trata de un componente que se acopla a la tarjeta madre procesando la información necesaria para que el dispositivo en el que se encuentra funcione correctamente, ejecutando programas y comandos. Sin él, las computadoras no funcionarían, debido a que realiza todas las tareas de procesamiento informático y las instrucciones de las mismos. Las marcas más famosas y utilizadas son los reconocidos AMD e Intel. En la modernidad, este pequeño amigo se divide en núcleos para poder distribuir las funciones y no saturar de información un solo sector del mismo, ocasionando así que tu sistema deje de funcionar. Esto otorga la posibilidad de realizar la denominada multitasking, es decir, mientras más núcleos (cores) posea, más capacidad de hacer varias cosas a la vez tendrá, acompañado por hilos, threads o subprocesos; que son de manera resumida, la virtualización de los mismos núcleos, permitiendo administrar las tareas de un procesador de manera más eficiente. Esto quiere decir, que por un core que haya, su virtualización dará dos threads (aproximadamente).  

Cabe aclarar, que por tener muchos núcleos no haremos que el procesador sea más veloz, la velocidad del mismo se mide en Hertzios (Hz): 1 Hz representa una operación por segundo. 1 MHz (MegaHertzio) es un millón de operaciones por segundo. 1 GHz (GigaHertzio) son 1.000 millones de operaciones por segundo. Tomando como ejemplo del modelo Ryzen 3 3100 de AMD, que posee 4 núcleos y 8 hilos, con una velocidad de base de 3.6 GHz. Un producto eficiente si queremos hacer tareas de oficina, jugar a grandes velocidades o ver varios vídeos a la vez. Más no tan útil si queremos editar o crear grandes producciones que requieran de renderización.  

Para corroborar que el micro que queramos tenga compatibilidad con nuestra motherboard, previamente hay que chequear que la misma tenga un zócalo de CPU acorde, como así también el mismo procesador. Este es el espacio que permite fijar y quitar el micro sin necesidad de soldarlo. Ejemplificando, si nuestra placa madre soporta Socket AM4, podremos colocarle cualquier tipo de AMD Ryzen, exceptuando el glorioso modelo Threadripper. En cambio, si buscamos un Intel, deberíamos de chequear que el Socket sea de la familia LGA compatible a nuestro modelo de CPU. Es aconsejable plantearse esto antes de comprarse un Motherboard, claro. Si lo que buscamos es un producto que soporte más juegos que otra cosa, recomendamos desde el modelo Ryzen 5 en adelante. Mientras que, si aparte buscamos productividad, pero no específicamente algo para gaming, un Intel core i5 y próximos, van increíble.   

Ryzen 5 3600 vs i5 9400F Test in 9 Games 

Parte III: Memoria RAM.  

Las memorias RAM, por sus siglas Random Access Memory, es el componente que tiene como finalidad almacenar las instrucciones y los datos que emite el microprocesador de manera temporal, para así transmitir y procesar elementos más rápidamente, quitando la necesidad de llegar hasta el disco rígido, pudiendo así resolver la tarea con el almacenamiento temporal que proporcionan estas piezas. En resumidas cuentas, agiliza los procesos de pensamiento. Su capacidad suele variar en pares (2, 4, 8, 16, y 32 GB) y su velocidad se mide en MHz (MegaHertzio), las memorias estándar suelen leer a 2666 MHz, mientras que las más rápidas al mercado datan a 3600MHz e inclusive 4000MHz. A más memoria RAM, más desempeño en lo que aplicaciones abiertas se refiere.

La tecnología de transmisión de datos más reciente y moderna que utilizan es la DDR4, también son las de mejor performance, permitiendo más fluidez en los procesos de memoria cortos. Recomendamos adquirir como mínimo un par de 8 GB (2×8), para así poder obtener los actualmente mínimos 16 GB que requieren los videojuegos. La velocidad recomendada para esta actividad es de 3200MHz. El RGB no da más velocidad, tranquilos.  

Parte IV: GPU, placa de video o tarjeta gráfica. 

La unidad de procesamiento gráfica, es el coprocesador que se dedica al aspecto gráfico del pc, así, el CPU se ve aligerado para poder procesar otras cosas mientras lo que a video respecta, lo interpreta la GPU. Cuando hablamos de videojuegos, el microprocesador pasa a encargarse de la inteligencia artificial o los cálculos mecánicos, mas no a las operaciones relacionadas a lo 3D. Es más eficiente que el procesador para estas tareas, debido a que se trata de una unidad dedicada al rendimiento visual y el procesamiento de vértices y píxeles de una computadora, pero no es posible que reemplace la CPU. En resumidas cuentas, nos referimos a un producto que tiene como propósito la aceleración de hardware. Necesarias para el modelado 3D o la edición de video en alta calidad, como así también jugar títulos en alta resolución.  

Se trata de un elemento imprescindible si seguimos en la búsqueda de un dispositivo gaming, siendo las marcas más famosas NVIDIA con su línea GeForce RTX y RADEON con la línea RX. El conector por el cual se une a la placa madre de todas las tarjetas gráficas a la venta es el PCI Express (abreviado como PCIe), y la versión que se suele emplear de estos conectores es el 3.0 x16, gracias al enorme ancho de banda que las gráficas actuales manejan. Si utilizamos un puerto PCIe 2.0 o más lento, se producirá el llamado cuello de botella y el rendimiento de la misma se verá afectado, proporcionando menos que el potencial esperado. Para elegir una buena tarjeta, al igual que la RAM, las gráficas tienen su propia memoria, llamada VRAM (Video Random Access Memory), medidas comúnmente en GigaBytes. Esto proporciona un almacenamiento temporal mientras se procesa algo referente al video, como pueden ser las shaders, sombras, antialising y otras configuraciones en un videojuego. 

 Mientras más VRAM poseamos, en más resolución y en mejor rendimiento podremos jugar, evitando los comunes problemas de framerate. Recomendamos comprar un producto que proporcione suficiente memoria a futuro y de tipo GDDR6, siendo no la última tecnología de transferencia de datos, pero si la más rendidora. Actualmente casi todos los juegos requieren un mínimo de 6 GB de VRAM como recomendado para jugar a 1080p en 60 FPS, pero el advenimiento de la serie 30 de RTX, proporciona de 8 GB en adelante, llamando a los jugadores a experimentar con la tan de moda resolución 4K. Debajo, una comparativa con placas un tanto antiguas, pero que sirven como referencia.  

RX 5500 XT 4GB vs 8GB vs GTX 1060 6GB Test in 8 Games 

Parte V: Almacenamiento 

Cuando se trata de almacenamiento, mucho hemos oído de los reconocidos SSD, que, por sus siglas, se refiere a la Unidad en Estado Sólido (Solid State Drive), que a diferencia del modelo más antiguo que aun rige, el HDD (Hark Disk Drive) o disco mecánico, tienen mucha más velocidad de transferencia y guardado de archivos e información. Ambos son componentes electrónicos que funcionan para almacenar datos permanentes, los cuales no se borran al apagar la computadora como si de una memoria RAM se tratase. No vamos a desarrollar su funcionamiento, pero si aclarar las especificaciones necesarias para entender el comportamiento de las unidades de almacenamiento. Los HDD o discos duros utilizan componentes mecánicos que se mueven y un sistema de magnetismo para grabar la información. vienen en 2,5 o 3,5 pulgadas y en general son de 1 a 10 TB, variando el precio según este tamaño y por su capacidad. Es una alternativa mucho más barata que los nuevos discos sólidos.  

Los SSD, por su parte, son unidades que almacenan los archivos en microchips con memorias flash interconectadas como si fuera una memoria USB; esto quiere decir que no tienen platos físicos en movimiento, sino que contienen un procesador integrado para la lectura y la escritura de datos, por eso su muy superior rapidez. Estos discos son solamente de 2,5” y en general su capacidad es de 256 GB a 4 TB. Son iguales en formato a los discos duros, ayudando así a los usuarios a encajarlos en los gabinetes convencionales. Luego existen los discos M.2 de tecnología NVMe, los cuales son parecidos en su forma a una memoria RAM y su rendimiento es superior a los SSD, pero cuenta con menor duración y una sensibilidad alta a las variaciones eléctricas como los cortes de corriente.  

En tanto a desventajas, los SSD se pueden escribir una cantidad limitada de veces, aproximadamente 2456,7 TeraBytes, lo que quiere decir que los HDD, a pesar de su poca velocidad, tienen una vida útil mucho mayor. Hablando en tiempo humano, un SSD puede llegar a durar poco más de 5 años de uso intensivo, mientras un HDD logra pasar la década. Desde Inside Gamers recomendamos comprar un disco sólido modesto para instalar el sistema operativo y los videojuegos, minimizando así los tiempos de carga y el arranque, pero tener como disco secundario uno mecánico, así podemos guardar nuestras fotos y documentos importantes sin correr el riesgo a que se pierdan nunca. Como dato extra, las pérdidas en un HDD se pueden recuperar, mientras en su contraparte, no.  

M.2 NVME vs SSD vs HDD Loading Windows and Games 

Parte VI: Fuente de Alimentación.  

En tanto a las fuentes no hay mucho que decir más que son conocidas como PSU y son las responsables de convertir la energía alterna (AC) a energía continua (DC) que requieren los componentes electrónicos del PC para funcionar. Si no fuera por ella, solo tendríamos un montón de metal y plástico adentro de nuestro gabinete. Se mide su potencia normalmente en Watts o vatios y es necesario corroborar el requerimiento energético de las piezas a adquirir o ya adquiridas para poder así cubrir todas necesidades eléctricas de nuestra computadora.  

Se clasifican en cuanto a nivel de eficacia, por ejemplo, si encontramos una certificación 80 Titanium (aunque también existe Bronze, Platinum, Gold, etc) quiere decir que el 80% de su poder es entregado, mientras que el restante se pierde en forma de calor. No va tanto por el lado de saber mucha electrónica, sino, que mientras más nos guste usar la PC o mantenerla encendida, una PSU eficiente gastaría menos energía. Comúnmente su nomenclatura va de 500w a los 1000w reales (certificados) aunque existen de menos y también de más, muchas no certificadas.  

Antes de adquirir una, debemos plantear que gráfica vamos a comprar y qué requerimientos energéticos tiene, qué discos tendremos, qué microprocesador y cuántos módulos de RAM. Por ejemplificar, el modelo NVIDIA RTX 3060 consume 200 vatios, por tanto, ya tenemos 200w ocupados solamente para la gráfica. Si queremos un aparato para que nos rinda a futuro, debido a que no son nada baratas, recomendamos adquirir un producto de 750w reales en adelante. Considerando que la nueva generación de tarjetas gráficas consume 200w, quizás en un futuro ese gasto se aumente. Mejor prevenir que curar. No Manolo, que no vienen con RGB las fuentes… ¡¿Cómo que sí?!  

Parte VII: Refrigeración, gabinete y periféricos.  

Como era de esperarse, los componentes electrónicos levantan temperatura, la cual es necesaria disipar para su máxima eficacia y evitar así el deterioro prematuro de las piezas de un PC. ¿A qué nos referimos? Simple, a menor temperatura, mejor rendimiento y más vida útil. Todos los elementos de un pc requieren un leve refrigerado, unos más que otros, por ejemplo, el CPU, requiere una refrigeración muy superior a las memorias RAM, ya que incluye de fábrica un disipador que se puede mejorar comprando uno más poderoso.  

Encender un pc sin disipar el calor de la CPU sería un suicidio electrónico. El proceso de cooling se puede hacer por aire o por líquido. La primera opción se lleva a cabo con los llamados coolers, ventiladores pequeños de los cuales sus hélices vienen en formato axial para mejor flujo de aire. También existen radiales, pero son muy poco utilizados y suelen dirigirse a las tarjetas gráficas específicamente. Se puede refrigerar de esta manera, el microprocesador, los módulos de memoria RAM, la fuente de alimentación (la cual tiene un cooler integrado), los discos duros e inclusive el chipset de la placa madre.  

En tanto a la refrigeración líquida, es un sistema de conductos conectados a los componentes que requieran de una temperatura estable, dentro de los mismos conductos fluye un líquido refrigerante que es impulsado por una especie de bomba de presión para lograr que el líquido cumpla todo el circuito. Cuando el mismo toca un componente, extrae el calor y lo lleva a un bucle ubicado en un radiador de aluminio donde unos ventiladores enfrían el líquido hasta que está listo para volver a comenzar el ciclo de refrigerado.  

Los conductos de los sistemas de refrigeración estándar deben colocarse individualmente asegurando la estanqueidad, por lo que es necesario contar con un trabajo de investigación y experiencia para conseguir un montaje que funcione. Un lío, pero eficiente. ¿Más eficiente que la refrigeración por aire? Discutible por varios factores: precio, riesgo y rendimiento. La refrigeración líquida es mucho más cara y requiere un mantenimiento que también es caro, corriendo el riesgo de dejar inutilizado el aparato de no hacerlo, aparte de que para lograr un ensamblaje eficaz hay que estar muy al tanto de lo que hacemos. La refrigeración por aire puede ser más ruidosa y, aunque requiera de mantenimiento, hablamos de sencillas tareas de limpieza y su colocación es una sola. Depende de tu presupuesto y las ganas de estar al tanto de tu máquina.  

Pero claro, ¿dónde vamos a meter todos estos componentes? Obviamente hablamos de un chasis, gabinete o caja. Esto ya va en cuestión de gustos, suelen dividirse en dos tamaños: Mid-Tower y Full-Tower. Ambos ofrecen cosas parecidas, y lo único que los diferencia es su tamaño; siendo el último el más grande de todos, ofreciendo más flujo de aire y más espacio para cables y refrigeración. Aun así, suelen incluir dos o tres ventiladores distribuidos en su parte frontal y posterior, asegurando la correcta refrigeración (intercambio aire caliente generado por los componentes, por aire fresco del exterior de la caja). Lo que sí, asegúrense de que todos sus componentes cumplan el estándar de tamaño de su gabinete.  

Último punto de la guía, periféricos. Esto si es meramente personal, guiándonos por un estándar de calidad. Recomendamos siempre si es posible adquirir primeras marcas para asegurar un control alto de duración y utilidad, aprender los tipos de switches (blue, brown, red) y optar teclados mecánicos (a pesar del ruido), monitores y ratones acordes al uso que le vamos a dar. En tanto a equipos de sonido y auriculares, es necesario experimentar con nuestros gustos audibles.  

Entonces, suponiendo que buscamos un PC barato con el cual jugar a 1080p a 60fps, pero sin tocar el límite de la gama alta, desde Inside Gamers, recomendamos:  

  • Motherboard A520m (AM4) o B365 (1151) 
  • Microprocesador AMD Ryzen con tecnología Zen 3 y un mínimo de 6 núcleos o un Intel Core i5 en adelante, equivalente.   
  • Tarjeta gráfica con un mínimo de 6 a 8 GB de VRAM de tecnología GDDR6. 
  • Memorias RAM DDR4 en pares de 8 GB (2×8) logrando así 16 GB de RAM con una velocidad recomendable de 3200 MHz. 
  • Fuente de alimentación certificada de 750w en adelante.  
  • Disco sólido de 1 TB para el sistema principal y la instalación de juegos, y uno o varios discos mecánicos para el almacenamiento de grandes cantidades de información y archivos. 
  • Disipador de calor y ventilador dedicado para el CPU y GPU.  
  • Gabinete Full Tower con buena ventilación.  
  • Teclado mecánico con switches certificados (Outemu, Cherry) 
  • Mouse con sensor certificado y medidas de DPI reales (Pixart, Steelseries, Razer) 
  • Monitor de 24 pulgadas Full HD con un mínimo de 60hz. 
  • Equipo de sonido surround o auriculares no inalámbricos 7.1 o THX.   

Con esto muchachos, esperamos haberles dado una guía en estos tiempos en los cuales nada sale barato, pero se paga con el amor en nuestros corazones (o dinero). La tecnología da felicidad, no lo olviden, ¡sape! 

Alessandro Massimo Robles para @insidegamers
@galanvoid

4 comments

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Debes leer

Top juegos más vendidos de Zelda

Repasamos los videojuegos más vendidos de Zelda en su 35 aniversario