Los movimientos más importantes de Microsoft y Sony en el camino hacia la Next-Gen

-

Conoce como se ha ido moldeando el camino hacia la Next-Gen tanto para Microsoft como para Sony, junto con sus grandes aciertos y sus sonoros fallos. 

– Xbox Series X en The Game Awards 2019: durante la premiación en diciembre hacia los videojuegos más importantes del año pasado, Microsoft inició el camino a la Next-Gen mostrando contra todo pronóstico el Xbox Series X. Una apariencia realmente curiosa y con un nombre que dio mucho de qué hablar. Si encima le sumamos que no sufrió ningún tipo de filtraciones y con la confirmación de Hellhable 2 para el ecosistema de Xbox, solo podemos hablar de un inicio bastante prometedor. 

– Sony y el innecesario logo de PS5: Por otro lado, Sony por algún motivo ha querido iniciar su camino a la Next-Gen el 7 de enero mostrando…el logo de su nueva plataforma. Evidentemente no hubo ningún tipo de sorpresas con respecto a ello a pesar de que la misma Sony había causado expectativas para el evento de CES (Consumer Electronics Show).

– El E3 de la Next Gen cancelado por COVID-19: Sony fue la primera empresa en anunciar que no participaría en el E3 tal y como sucedió en el año 2019. Posteriormente las demás empresas tuvieron que tomar la misma medida debido a la pandemia que experimentamos a partir de a mediados de marzo. Las compañías tendrían que realizar sus propios eventos, tal y como termino sucediendo de manera digital. 

– Xbox mostrando sus impresionantes cualidades y PS mostrando el Dualsense: Microsoft no perdía el tiempo, por lo cual comenzaba a demostrar las capacidades de Xbox Series X a través de la impresionante función del Quick Resume, la cual nos permitiría saltar rápidamente entre distintos videojuegos desde el punto exacto en donde habíamos dejado la partida. También se mostró las medidas, resultando ser una maquina realmente compacta. Por otro lado, Sony mostraba por primera vez su nuevo mando, el cual pasaría de llamarse Dualshock a Dualsense y con abundantes cambios en su diseño con respecto a lo realizado habitualmente por Sony en dicha materia. Finalmente, su color daba indicios de que su nueva consola dejaría de ser negro como color principal.

– La guerra de las especificaciones: Entre el 16 y 17 de marzo las nuevas consolas anunciaron sus impresionantes especificaciones y en el que se dejaba claro que Xbox Series X resultará ser la consola más potente para la Next Gen. Uno de los principales atributos para ello fueron sus 12 Teraflops con respecto a los 10 Teraflops de PS5, los cuales resultarían ser variables. Eso sí, la SSD personalizada desde 0 para PS5 ha dado a entender que contará con mayor velocidad que Xbox Series X, sobre todo por los inexistentes tiempos de carga que Sony ha reiterado constantemente.

– El Hype de Microsoft y el fin del silencio de Sony: Phil Spencer exponía que existirá un salto equiparable a lo ocurrido entre el 2D al 3D mientras se acercaba el Inside Xbox del 7 de mayo, y para el cual se expuso que tendríamos los primeros gameplay de juegos corriendo en la consola y el famoso primer vistazo a AC Valhalla. El evento terminó siendo sumamente criticado porque en ningún momento se cumplió con lo prometido, promesas que Microsoft había alimentado de forma desorbitada. Un día después del evento Microsoft se sinceró y explicó “generamos expectativas erróneas” y pidieron que el jugador fuera paciente para un nuevo evento en Julio. 

Por primera vez a Microsoft se le empezó a torcer la situación y esto no pasó desapercibido para Sony. La compañía nipona por fin rompería su silencio con respecto a la información que los jugadores han demandado durante meses a través de un evento realizado el 11 de junio. El evento ha terminado contando con un gran despliegue en cuanto a catalogo y gameplay junto con el anuncio de la secuela de Horizon Zero Dawn para luego finalizar con el diseño de PS5. 

– Xbox Series X navegando en un mar de dudas llamado Halo: El evento de Sony generó grandes sensaciones dentro de la industria por lo cual Microsoft estaba en necesidad de disipar las dudas con respecto al Inside Xbox, pero todo se volvió a torcer e incluso más que antes debido al nefasto primer gameplay de Halo Infinite, uno de los abanderados de Xbox el cual sería estrenado junto a la nueva consola. Debido a la increíble oleada de críticas con respecto al apartado grafico del juego, 343 Industries tuvo que informar que Halo Infinite se retrasaría en un momento aún por determinar del 2021. Todo se le estaba dando a Sony y definitivamente nada se le estaba dando a Microsoft.

– La guerra de los precios: Aunque parezca irónico, al momento en el que Microsoft no había pautado algún tipo de evento para intentar mostrar su potencial, es cuando mejor le salieron las cosas. A través de un Tweet en un día cualquiera, Microsoft anuncio el precio de sus nuevas consolas y eso incluye a Xbox Series S junto con su primera revelación. Las redes explotaron ya que el precio de ambas consolas ha terminado siendo demasiado competitivas para las bondades que ofrecen. Por supuesto, días después Sony anuncio un nuevo evento en el que terminó revelando que contaría con el mismo precio de $500 que Xbox Series X. En el caso del PS5 Digital, costará $400, $100 dólares más que Xbox Series S. 

– God of War y Bethesda como los últimos grandes cartuchos: Sony se tenía el guardado el anuncio más importante de los nipones para su nueva plataforma, el cual ha terminado siendo la confirmación de un nuevo God of War para el siguiente año. Microsoft terminó siendo bastante cautelosa al anunciar un día antes de las reservas de sus nuevas consolas lo que ha dado vuelta al mundo gaming: La adquisición de Bethesda por $7.500 millones.  

Sin duda cada quien ha jugado sus cartas de la mejor manera posible, unas han resultado mejor y otras peor, pero lo que sí se puede dejar claro es que se lo han puesto realmente complicado a los consumidores quienes darán el salto a la Next Gen. 

Debes leer